20/1/12

Una retirada a tiempo

De punto en punto
inexistente,
de muro en muro
inevitable,
de fuego en fuego
que aún arde.

De vida en vida
inabarcable
de cuerpo en cuerpo
inagotable.

Ni es el agua quien te apaga
ni un pistilo
quien te arropa
en la mirada.

De rayo en rayo
tu voz mana.

Y venidos
cada día y cada hora,
obligado a descender
por sus palabras,
me ordenas
emprender la retirada…

... en la luna cuando oculta tu otra cara
y bailar al compás de mis aullidos.

2 comentarios:

Eleanor Smith # dijo...

Bailemos entonces.

Un beso o 2 #

Miguel dijo...

Siempre se ha dicho que retirarse a tiempo es como vencer.

Un abrazo.