18/10/15

El niño y los blancos

Los españoles preferían enfrentarse al diablo en cualquiera de sus formas que a este bucanero.
 
John Steinbeck, en La taza de oro
 
 
- ¿Tú conoces nuestra historia?
 
El niño no tiene más de diez años y me parece espabilado y curioso. Cuando llego a esta pequeña escuela de primaria en el poblado de Sherwood -pueblo natal de Usain Bolt-, las nubes ya han rasgado el cielo, así que solo queda esperar que su fertilidad caiga sobre el campo y nuestras cabezas. Pero en ese breve tiempo, el pequeño se pega a mí. Y yo a él.
 
- ¿Y la historia de tu país?
 
Mientras el resto de compañeros corretea por las lomas y juega con una pelota, él se queda y me lanza preguntas cortas pero contundentes. Le respondo que algo, y él me dice que los españoles estuvieron en esta isla, que la conquistaron, pero que luego vinieron los ingleses, estuvieron hasta hace medio siglo.
 
En Jamaica hay un un fuerte hábito, consagrado y reforzado en una historia de cinco siglos: una población mayoritaria y abrumadoramente negra (no exagero si digo que no he visto ni siquiera un habitante blanco) que nunca tuvo el poder. Incluso hoy, medio siglo después de su independencia -me dicen-, las entretelas del poder están dirigidad “por sirios, judíos e ingleses”.
 
El otro día, en mitad del Día de la Hispanidad, quiso el azar que estuviera entrevistando a Verene Shepherd, presidenta de la Comisión Nacional de Reparaciones, un grupo encargado por el gobierno y que analiza los destrozos en la sociedad y el subdesarrollo causado por una larga colonización. Sin recordarlo, ella me dijo que era el día de España, y le dije que sí, y entonces le pregunté lo que significaba para ella. “¿Qué va a pensar cualquier persona que viva a este lado del océano?”, respondió. Y siguió: “España comenzó lo que nos trajo a los negros aquí como esclavos”. Jamaica recibió un millón y medio de africanos a trabajar el azúcar. Fueron arrancados por los ingleses de sus tierras.
 
El niño de la escuela de Sherwood, como un incómodo recuerdo que le habrán inyectado, vio a uno de los pocos blancos que se asomarán por los valles interiores de Jamaica. Y tenia la necesidad de preguntar, con total ingenuidad, si un blanco -aquí vas por la calle y se refieren a ti como white man-sabía lo que los blancos habían hecho en este país.
 

No hay comentarios: