5/7/10

Sensaciones palestinas (I)

Es difícil venir a Palestina e Israel y no cagarse en Yaveh. Aquí te entran ganas de reventar a cada ultraortodoxo que camina al lado de ti. Es imposible no sentir una responsabilidad abrumadora, una sensación de culpa que te acerca al infierno. Sería irresponsable pisar los Territorios Ocupados y no sentir la más desgarradora crueldad del mundo. Porque en estas tierras viven más de diez millones de palestinos a los que Israel les niega poco menos que el aire. Les roban las casas, se las derrumban, les confiscan la vida y les hipotecan el futuro.

Si antes de venirme tenía mis ciertas dudas, ahora se esfuman ante la más espantosa realidad de un pueblo que quiere vivir en paz, que escucha la retórica de un país prepotente y sin conciencia que les atenaza, que su razón de ser por sí es descabellada. Me pregunto cómo esta gente, que hace sesenta años sufrió un holocausto brutal, mantiene en estas condiciones al pueblo Palestino. Israel sigue colonizando los Territorios: en Cisjordania se siguen construyendo asentamientos para atraer judíos, dadas las condiciones económicas favorables de esas colonias; en Jerusalén Este los derrumban casas de los palestinos, o directamente las ocupan, expulsando por la fuerza a quien se encuentre en su interior. Y allí se quedan los muy desvergonzados, ondeando con prepotencia su maldita bandera en mitad de un barrio árabe. Para que no se los coman, Israel debidamente les paga seguridad privada.

Dando un paseo hoy por un barrio de Jerusalén Este junto con Meir Margalit, concejal en el ayuntamiento de la ciudad por un partido izquierdista abrí más la perspectiva. Estábamos enfrente de una casa en la que 10 meses atrás echaron por la fuerza a su familia legítima y lo poblaron una familia judía ortodoxa. El tipo que salía de la casa parecía un ciudadano normal, pero Margalit, con unos huevos como campanas, sin cortarse un pelo nos dijo señalándolo: “Parece una persona normal, pero es una basura humana”. Eso fue a modo de presentación.

Israel es la potencia ocupante y controla todo incluso de Palestina, desde el agua hasta ¡los movimientos del Abbas! Es decir, que para que el presidente palestino pueda salir de esta cárcel, Israel lo tiene que consentir. Hay muchas cosas odiosas en estos lugares y muy injustas. Más cuando vemos que los países emplean mucha verborrea complaciente pero que en realidad luego no hacen nada, y que Israel hace lo que quiere y no pasa absolutamente nada. Hay que ver cómo han levantado ese vergonzoso muro que incluso divide a palestinos. Es todo una mentira.

Israel es una mentira, la opinión pública está engañadísima y solo hace falta hablar con un ciudadano hebreo corriente para observar que no tienen argumentos, que les han lavado el cerebro, que no tienen conciencia. El ciudadano medio no sabe qué ocurre ni qué están haciendo a este pueblo martirizado. Pero también que las nuevas generaciones empiezan e estar hartas de vivir en un país que vive bajo tensión constante, en un país militarizado y bajo miedo. Todo esto es una maldita mentira.

La gente quiere dos Estados, incluidos muchísimos israelíes. Aquí la gente quiere tranquilidad, pero hay mucho extremismo que ejerce presión, muchos intereses estratégicos que hacen inviable esa opción, según he podido concluir después de escuchar opiniones de varias personas. Y es que Israel se queda sin razones. Para comprobarlo, uno no sale de su error. Muy al contrario. Visitando ayer el Knesset, el parlamento, fue una propagando más propia de Goebbels que de su arma recurrente: “la única democracia de Oriente Medio”.

Aquí da pena no solo por los pobres palestinos que se les niega el aire. Es que aquí corrompen cualquier derecho. Y lo peor de todo es que la gente del mundo no sabe o no quiere saber las condiciones de los palestinos. Todo es una sucia y repugnante mentira que los países más desarrollados alimentan.

2 comentarios:

Marta De Dios Crespo dijo...

Si es que con el padrino yanki detrás todos sacamos pecho. ¿Cómo decía ese refrán? ¿De lo que se come se cría?

Marta De Dios Crespo dijo...

Por cierto, no sé si te enteraste de esto... cuando los veas por ahí enséñales a bailar la macarena, es mucho más vistosa.

http://www.lavozdegalicia.es/mundo/2010/07/06/00031278402104433539172.htm