3/3/14

Oro, oro, oro.

Sé que tengo un billete para el 9 de junio hasta Anchorage (punto G). No sé si llevar la bici de casa o me haré con una allí, en el punto G. Poco a poco me lanzaré hasta B, ya sea por A o por la curvita a la derecha de donde se lee "Alaska". La mancha de debajo es el Parque Denali.Subiré hasta C (tapado por B) para llegar hasta F, que es Dawson City, por la Top of the World Highway.

Que me veo en un aprieto porque tengo que bajar hasta H (Whitehorse) pasando por I. Un total de 700 kilómetros Para ello tengo varias opciones:

1) Hacerlo en bicicleta: depende de cómo lleve las piernas a estas alturas de la fiesta.

2) En autobús hasta el punto I (Carmacks) y a partir de ahí en bicicleta.

3) En canoa: me llevaría 15 días. Bajar solo el río durante tanto tiempo me da respeto, así que no lo veo, Además, para bajar el río, tendría que hacer ese trayecto al revés, es decir, de F a H y no al revés, por lo que en el punto B (Tok), tendría que ir hasta el punto H.

Que tengo que estar en dicho punto H (Whitehorse) el 14 de julio y no sé cómo abordar el ríoYukón. Que el viaje, en mi cabeza, lo divido en dos viajes: el primero, el que me lleva a Whitehorse o Dawson City (F y H respectivamente), y lo que comenzará ahí y que tendrá que ver con la mitología de la fiebre del oro, de ese titular del "Oro, oro, oro..." del Seattle Post Inteligencer de un día de julio de 1897.

Que me da respeto (y es lo que más respeto me da) la abundancia de osos, que haré un blog para el viaje, que disfrutaré, que busco un escudero (o amo). Que quiero vivirlo y contarlo.

...y que soy un desastre haciendo mapas.



3 comentarios:

Ferragus dijo...

…creo que la fecha del 14 de julio para presentarte en Whitehorse manda tu agenda. Me gustó la opción número dos, tiene menos variables que controlar en un territorio desconocido –incluye a los osos-y te permite disfrutar del paisaje desde la ventanilla de tu asiento. Un saludo.
NB
¿No fue el punto G el epicentro de un gran terremoto en los sesenta?

V dijo...

Decidas lo que decidas, sólo espero que tu blog sea público para poder leerte.

Un beso, Diego.

Diego Cobo dijo...

Gracias a los dos,
y os espero al otro lado de las pantallas.

Ferragus, no lo sabía pero lo he buscado y sí, así es, en 1964.
Cuando empiece a documentarme más a fondo seguro que saldrán más historias, que al fin y al cabo es a lo que voy

Abrazo