12/12/14

La hora de la siembra

A veces es mejor hablar por boca de otro:

“Mi diario debiera ser el archivo de mi amor. En él, solo debiera escribir sobre las cosas que amo, sobre el afecto que siento hacia algún aspecto del mundo, o sobre aquello sobre lo que me encanta pensar. En mis anhelos, no hay más intención discernible que la que posee un brote en gestación, que apunta, claro está, hacia la flor y la fruta, hacia el verano y el otoño, pero percibe solo la influencia de la primavera y el sol cálido. Me siento maduro para algo, pero no hago nada, y no soy capaz de descubrir qué es ese algo. Me siento fértil, eso es todo. Es la hora de la siembra para mí. He estado ya suficientemente en barbecho”.


HD Thoreau, 16 de noviembre de 1850.



Walden Pond. Noviembre 2014.

No hay comentarios: